¿Quiénes pueden necesitar un aparato auditivo?

  1. Personas con algún problema congénito.
  2. Personas con algún problema genético.
  3. Personas cuyo sentido de la audición se ha deteriorado con el paso del tiempo.
  4. Personas que han sufrido de alguna infección del oído medio e interno.
  5. Personas que han estado expuestas a ruido constante en centros de trabajo.
  6. Personas que han sufrido de traumas acústicos.
[layerslider_vc id=”15″]

¿Cómo detectar si alguien necesita un aparato auditivo?

Niños


Primeros Tres Meses

  • Sobresaltos al presentarle sonidos fuertes
  • Dicho sobresalto va acompañado de parpadeos en algunas ocasiones
  • En el segundo mes comienza el juego vocal o balbuceo

Tres a Seis Meses

  • Voltea la cabeza para buscar de donde viene el sonido
  • Gusta de los juguetes que hacen ruido
  • Deja de llorar cuando escucha a su madre o algún ruido fuerte

Seis a Doce Meses

  • Busca la procedencia de sonidos familiares aunque no sean muy fuertes
  • A partir de los nueve meses empieza a producir sonidos de dos silabas

Uno o Dos Años

  • Busca la procedencia de cualquier sonido
  • Responden a órdenes simples
  • Voltea cuando se le llama por su nombre
  • Al año empieza a producir sus primeras palabras

Dos o Tres Años

  • Comprende todo lo que se le dice
  • Le gustan las canciones y trata de seguir la letra de ellas
  • Muestra entonación y fonética adecuadas
  • Habla con los demás y también consigo mismo cuando juega
  • Si sospecha que su hijo presenta problemas auditivos: ¡NO ESPERE MÁS EXAMINE SU AUDICIÓN!
  • Es común que las personas con problemas auditivos comenten oigo bien pero no entiendo lo que dicen, hábleme más fuerte… o bien ¿Por qué me hablan tan bajo?
  • Podemos identificar fácilmente un adulto con problemas auditivos observando las siguientes situaciones:
  • Pide constantemente que le repitan lo que le acaban de decir.
  • Sube demasiado el volumen de la radio o TV.
  • Se acerca mucho y voltea la cabeza hacia su interlocutor
  • Generalmente queda aislado en reuniones sociales
  • Realiza un esfuerzo para poder oír y tiene dificultad en teatros, auditorios e iglesias

Consecuencias de la Pérdida Auditiva

  • Retraso en desarrollo del lenguaje y capacidad de aprendizaje
  • Pena, irritabilidad y fatiga
  • Sentimientos depresivos y aislamiento
  • Problemas y posibles accidentes en el trabajo
  • Dificultades en relaciones interpersonales

1. ¿Evita hablar por teléfono porque frecuentemente no escucha parte de la conversación?
SiNo

2. ¿Escucha el "Ring Ring" del teléfono?
SiNo

3. ¿Tiene problemas para escuchar cuando le hablan de un cuarto a otro?
SiNo

4. ¿Le comentan que sube mucho el volumen de la televisión y el radio del automóvil?
SiNo

5. ¿Cuando va al templo se sienta al frente porque no puede oír bien?
SiNo

6. ¿Frecuentemente tiene problemas para entender lo que le dicen, en especial a niños?
SiNo

7. ¿En actividades de grupo y diversiones no escucha bien las pláticas?
SiNo

8. ¿Miembros de su familia y amigos le comentan a menudo que no oye bien?
SiNo

9. ¿Frecuentemente le pide a la gente que le repita lo que acaban de decir?
SiNo

10. ¿Trabaja o ha trabajado en lugares con ruido excesivo?
SiNo

Si contestó si a más de 5 preguntas, le recomendamos hacer una revisión de su capacidad auditiva

Este cuestionario es de carácter informativo. Le recomendamos visitar a un especialista para un análisis integral de su audición.

Su especialista le indicará previa cita, el aparato que cubra sus necesidades auditivas.