Tapones de cera en el oído

Tapones de cerumen en el oído, ¿por qué se dan y cómo afectan la salud auditiva?

El cerumen o cera de los oídos es una materia porosa que se produce por las glándulas del canal auditivo externo y sale lentamente por la apertura del oído, donde la vemos cuando nos bañamos y la podemos dejar que salga por gravedad para después retirarla con la punta de una toalla o pañuelo de tela suave.
 

¿Por qué necesitamos el cerumen?

La cera de los oídos contiene sustancias producidas por el cuerpo para combatir de forma natural las infecciones que pueden afectar el interior del canal auditivo. También funciona como un escudo protector del tímpano contra agentes como el polvo, ya que las partículas quedan atrapadas en el cerumen y no pueden seguir avanzando.

Lo más recomendable para deshacerse del cerumen es: ¡NADA! Es necesario y solo debemos retirar el excedente con una toalla limpia, incluso esto puede ser innecesario, ya que si te bañas diario mantendrás limpios los oídos y el cabello.
 

¿Qué provoca los tapones de cerumen?

El uso de cotonetes o hisopos de algodón, así como el dedo u otros objetos para eliminar la cera del oído, son la principal causa de los tapones, ya que solo empujas la cera al interior del canal auditivo, provocando que se acumule y se mezcle con células muertas, de modo que se endurece.

Además del uso inadecuado de los hisopos, otras causas de los tapones de cerumen son:

  • Bloqueo óseo en el oído
  • Presencia de agua en el canal auditivo
  • Enfermedades de la piel, como dermatitis atópica
  • Enfermedades autoinmunes como el lupus
  • Canal auditivo estrecho por inflamación crónica, lesión o por defecto congénito
  • Infecciones en el oído externo (otitis externa)
  • Edad avanzada, ya que la cera se vuelve menos fluida en los adultos mayores

 

Síntomas de tapones de cerumen

  • Dolor en el oído
  • Disminución de la audición de un lado
  • Secreción con mal olor procedente de la oreja
  • Comezón en el oído
  • Mareos
  • Zumbidos en los oídos

 

¿Se pueden evitar?

Si eres una persona sana, la mejor forma de evitar los tapones de cerumen es mantener una buena higiene, sin insertar hisopos u objetos inadecuados en el oído. Si padeces alguna condición que te ponga en riesgo de taponamientos, como la dermatitis atópica, el uso de gotas para el oído es recomendable, siempre y cuando las prescriba tu médico. Asimismo, tu médico puede recomendar una limpieza profesional de oído cada seis meses.

Si la pérdida de audición persiste después de haber retirado el cerumen, probablemente necesites una audiometría y una valoración para determinar si necesitas un aparato auditivo.

En Comaudi encontrarás una gran variedad de aparatos auditivos que te ayudarán a recuperar tu audición y calidad de vida. Navega por nuestra página web, realiza una audiometría online, o ven a visitarnos para conocer los modelos que tenemos para ti. Para más información, llámanos a los teléfonos 55-5611-0761 o 55-5563-5354, escríbenos a través de nuestro formulario de contacto o chat en línea. Con gusto te atenderemos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.